Unidad de Recursos Humanos

Proponemos un modelo de gestión integral de RRHH que, a través de las competencias, busca la mejor adaptación entre la organización y las personas, de cara a la consecución de los objetivos empresariales.

La competencia laboral no se refiere a la probabilidad de éxito en la ejecución del trabajo, sino que constituye la capacidad real y demostrada de realizar una tarea, poniendo en juego un conjunto integrado de capacidades, habilidades, destrezas y actitudes que deben estar siempre vinculadas con el trabajo concreto y el desempeño en un puesto determinado.

La enseñanza por competencias es fundamental para el desarrollo del pensamiento y va mucho más allá de un "saber hacer en contexto", por lo que perseguimos la formación y modificación de las “estructuras mentales” de la empresa (tanto dirección como trabajadores) en cuanto a “las formas de ver la realidad”.

El proceso de implantación del sistema de competencias parte de un exhaustico análisis de todos los elementos que intervienen en su viabilidad:

  • Información general sobre la empresa, tal como su volumen de facturación, plantilla media, tipo de producto que produce o vende, entorno competitivo en que se ubica o actúa, etc.
  • Información sobre la plantilla, que incluya los perfiles profesionales más destacados y su organización, así como titulaciones, antigüedad, edad media, etc.
  • Gestión de RRHH que hace actualmente la empresa en procesos tales como selección, formación, promoción, retribución, etc.

De este modo, alineamos la estrategia de RRHH con la estrategia general de la empresa, ya que quienes realmente poseen la llave para alcanzar los objetivos estratégicos son las personas.

Posteriormente, desarrollamos un modelo que plantea dos aspectos que convergen en la elaboración de un mismo inventario de competencias:

  • Los puestos(funciones, procesos, etc.): Definición y análisis de las competencias requeridas para cada uno de los puestos.
  • Las personas: Detección y evaluación de las competencias de las personas.

Seguidamente, llevamos a cabo la evaluación de las competencias de los trabajadores a través de 5 grandes áreas, divididas en 20 competencias:

  • Área Intrapersonal: Autocontrol, estabilidad emocional, Seguridad en sí mismo y Resistencia a la adversidad.
  • Área Interpersonal: Comunicación, Establecimiento de relaciones, Negociación, Influencia y Trabajo en equipo.
  • Área Desarrollo de tareas: Iniciativa, Innovación y Creatividad, Orientación a resultados, Capacidad de análisis y Toma de decisiones
  • Área Entorno: Conocimiento de la empresa, Visión, Orientación al cliente, Apertura e Identificación con la empresa.
  • Área Gerencial:Delegación, Dirección, Liderazgo y Planificación

La obtención del perfil competencial de los puestos y de las personas, supone para la organización una fuente de información para mejorar la adecuación entre ambos. Este enfoque nos va a permitir desarrollar toda la gestión de RRHH en torno al modelo definido. De este modo, las principales funciones de RRHH (selección, formación, desarrollo, evaluación y compensación) utilizan las competencias como “lenguaje común”.

A modo de resumen, la integración del modelo por competencias está compuesto de:

  • Pruebas de selección diseñadas en base al perfil competencial de la posición vacante.
  • La persona pase a ser empleado, donde se harán patentes una serie de necesidades formativas para mejorar el desempeño.
  • En un futuro, pasará por distintas pruebas de identificación de potencial que configuran su plan de desarrollo profesional.
  • Asimismo, periódicamente, su responsable directo le definirá unos objetivos cualitativos (vinculados al proceso de evaluación) que actualizan su perfil competencial e incluso podrá ser retribuido en parte por el logro de dichos objetivos.

El objetivo fundamental de la implantación de un sistema de gestión por competencias es dirigir de manera integral los recursos humanos dentro de la empresa, a través del aprovechamiento y desarrollo de los conocimientos y habilidades/capacidades de cada persona.

Finalmente, ofrecemos servicios de mediación laboral, prevención y gestión del acoso (mobbing y razón de género) y prevención/gestión del estrés laboral (Síndrome Burnout “estar quemado”).

El objetivo fundamental de la implantación de un sistema de gestión por competencias es dirigir de manera integral los recursos humanos dentro de la empresa, a través del aprovechamiento y desarrollo de los conocimientos y habilidades/capacidades de cada persona.

Finalmente, ofrecemos servicios de mediación laboral, prevención y gestión del acoso (mobbing y razón de género) y prevención/gestión del estrés laboral (Síndrome Burnout “estar quemado”).