Unidad de Apoyo a la Lactancia

Nuestro objetivo es asesorar y orientar en las dudas y dificultades que puedan surgir en este nuevo contexto, aprendiendo a tener una vivencia satisfactoria de la experiencia de la lactancia.

Trabajamos en pequeños grupos con el objetivo de la promoción y protección de una adecuada lactancia. Para ello, informamos y formamos a las madres y/o parejas acerca del manejo de la lactancia y sobre los aspectos más relevantes de la misma, de modo que facilite el mejor inicio de la lactancia tras el parto, aclarando dudas, resolviendo dificultades y aprendiendo nuevas técnicas.

A veces la madre no puede o no desea amamantar a su bebé y debe recurrir a la lactancia artificial. Hay muchas razones por las que una madre puede decidir no dar el pecho. Por eso precisamente es tan importante ofrecer una información veraz y rigurosa, ya que la lactancia es mucho más que la leche, es la construcción de un vínculo.

Todo ese contacto y esa interacción tan cercana suponen un estímulo muy poderoso para el cerebro del bebé. El conjunto de estímulos que acompañan la lactancia (los abrazos, las caricias, el olor…) estimulan los cerebros de los participantes en el acto y contribuyen a liberar oxitocina, también conocida como la hormona del amor, y otras sustancias relajantes. Por todo ello, en cada toma, tanto los bebés como sus padres sienten amor y placer.

Es muy importante entender cómo funciona la lactancia para poder asegurarnos de que cuando un bebé va a ser alimentado, tanto con leche materna como con leche artificial o ambas, reciba toda la estimulación e interacción que proporciona la lactancia y que facilitará el desarrollo saludable.