Unidad de Psicología Sexual

Ayudamos a las personas a disfrutar de su vida sexual. Contamos con médicos y psicólogos especializados en la materia, ya que los problemas sexuales pueden tener una base biológica, psicológica o una combinación de ambas.

La terapia sexual es un asesoramiento terapéutico cuyo objetivo general es ayudar a las personas a disfrutar de su vida sexual. En algunos casos, esto implica superar algún tipo de dificultad sexual, ya que se puede recurrir a terapia sexual simplemente porque queremos mejorar nuestra capacidad para sentir placer de forma individual o en pareja, enriqueciendo nuestra habilidad para dar y recibir placer a través de nuestros sentidos, cuerpo, piel y afectos. Debemos decir, que no es necesario estar en pareja para llevar a cabo una terapia sexual.

 

El concepto de sexualidad sana incluye tres elementos básicos:

  • La aptitud para disfrutar de la actividad sexual y reproductiva, y para regularla de conformidad con una ética personal y social.
  • La ausencia de temores, de sentimientos de vergüenza y culpabilidad, de creencias infundadas y de otros factores psicológicos que inhiban la reacción sexual o perturben las relaciones sexuales.
  • La ausencia de trastornos orgánicos, de enfermedades o deficiencias que entorpezcan la actividad sexual y reproductiva.

En la Unidad de Psicología Sexual del Centro Psicosanitario trabajamos de forma multi e interdisciplinarmente para ayudar a las personas a disfrutar de su vida sexual. Contamos con médicos especialistas en la materia, ya que los problemas sexuales pueden tener una base biológica, psicológica o estar provocada por la combinación de ambas, por lo que inicialmente descartamos o confirmamos los problemas fisiológicos u orgánicos relacionados con el motivo de consulta, procediendo posteriormente a la terapia sexual por parte de nuestro equipo de psicólog@s. En muchos casos, realizamos de forma paralela una combinación de ambos tratamientos: el médico-farmacológico y la terapia sexual.

Debemos destacar como muy frecuente, el que las dificultades sexuales puedan llegar a mostrarse como consecuencia de una trama conformada por nuestras emociones, creencias, afectos, deseos y necesidades, nuestras relaciones interpersonales, nuestra relación de pareja, y todo lo que hemos aprendido de nuestra cultura, familia y sociedad al respecto, es decir, nuestras actitudes ante la sexualidad. Todo ello provoca una gran influencia en la manera como percibimos y vivimos nuestra sexualidad, generando miedo o culpa a la persona en relación con el sexo.

En estos casos, la terapia sexual que realizamos en la Unidad de Psicología Sexual del Centro Psicosanitario se convierte en un abordaje prácticamente educativo, en la que el terapeuta se encarga de dar información válida y contrastada a la persona para eliminar o modificar posibles creencias erróneas alrededor de la sexualidad, sacando a relucir actitudes y valores que pueden estar afectando al libre disfrute de la sexualidad.